sistema limbico Flashcards Preview

1Neuroafi > sistema limbico > Flashcards

Flashcards in sistema limbico Deck (269):
1

el sistema límbico, que tiene un papel importante en

la función visceral, la conducta emocional y la memoria.

2

En contraste, el rinen-céfalo se relaciona sobre todo con la olfación pero tiene ciertas relaciones recíprocas con algunas regiones del sistema límbico. V o F

V

3

El rinencéfalo está constituido por las estruc-turas siguientes:

1. Raicillas del nervio olfatorio. 2. Bulbo olfatorio. 3. Tracto olfatorio. 4. Estría olfatoria. 5. Corteza olfatoria primaria.

4

es la principal estación de relevo de las vías ol-fatorias.

El bulbo olfatorio

5

En cortes histológicos el bulbo olfatorio parece estar laminado en las capas siguientes:

1. Capa del nervio olfatorio
2. Capa glomerular
3. Capa plexiforme externa
4. Capa de células mitrales
5. Capa granulosa,

6

Capa del nervio olfatorio compuesta

por fibras nerviosas olfa-torias aferentes.

7

Capa glomerular, en la qué se reconocen formaciones sinápti-cas entre

los axones del nervio olfatorio y las dendritas de neu-ronas del bulbo olfatorio (neuronas mitrales y en penacho).

8

Capa plexiforme externa que consiste en

neuronas en pena-cho, algunas células granulosas y unas cuantas células mitrales con sus procesos.

9

Capa de células mitrales, integrada con

neuronas grandes (neuronas mitrales).

10

Capa granulosa, constituida por

neuronas granulosas peque-ñas y procesos de células granulosas y mitrales; contiene tam-bién fibras aferentes de otras regiones corticales

11

son las principales neuronas del bulbo olfatorio.

Las células mitrales y en penacho

12

Las células mitrales y en penacho son las principales neuronas del bulbo olfatorio. Sus dendritas establecen relaciones sinápticas con fibras nerviosas olfatorias dentro de

los glomérulos.

13

son las neuronas intrínsecas del bulbo olfatorio.

Las células granulosas. Otro tipo de neurona intrínseca, la neu-rona de axón corto

14

Las células granulosas tienen dendritas orientadas de forma verti-cal pero carecen de axones y ejercen su acción en otras células sólo a través de

las dendritas.

15

Otro tipo de neurona intrínseca, la neu-rona de axón corto, se encuentra en las capas

glomerular (neurona periglomerular con axón corto) y granulosa.

16

El bulbo olfatorio recibe fibras (aferencias) de los orígenes si-guientes

1. Células piliformes olfatorias en la mucosa nasal.
2. Bulbo olfatorio contralateral.
3. Corteza olfatoria primaria.
4. Banda diagonal de Broca.
5. Núcleo olfatorio anterior

17

La eferencia del bulbo olfatorio se conforma con axones de células mitrales y células en penacho (neuronas principales), que se proyectan a las áreas siguientes:

1. Bulbo olfatorio contralateral.
2. Giro subcalloso.
3. Sustancia perforada anterior. 4. Corteza olfatoria primaria.
5. Corteza entorrinal anterior.

18

es la vía del flujo de salida del bulbo olfatorio.

Tracto olfatorio

19

el tracto olfatorio Lo integran

los axones de las neuronas principales (células mitrales y en penacho) del bulbo olfatorio y axones centrífugos que proce-den de regiones cerebrales centrales.

20

El tracto olfatorio contiene también las neuronas dispersas del

núcleo olfatorio anterior

21

El tracto olfatorio contiene también las neuronas dispersas del núcleo olfatorio anterior, cuyos axones siguen en el tracto olfatorio, cruzan en la comisura ante-rior y se proyectan al

núcleo olfatorio anterior y el bulbo olfato-rio contralaterales.

22

En su extremidad caudal, apenas adelante de la sustancia perforada anterior, el tracto olfatorio se divide en

las estrías olfatorias.

23

En su extremidad caudal, en relación rostral con la sustancia perfo-rada anterior, se divide el tracto olfatorio en tres estrías:

1. Estría olfatoria lateral.
2. Estría olfatoria medial.
3. Estría olfatoria intermedia

24

A cada estría olfatoria la recubre una delgada capa de sustancia gris que se conoce como

giro olfatorio

25

La estría olfatoria lateral se proyecta hacia

la corteza olfatoria primaria en el lóbulo temporal.

26

*La estría olfatoria medial se proyecta hacia

área olfatoria medial, que también se conoce como área septal, en la superficie medial del lóbulo frontal, ventral respecto de la rodilla y la cara del cuerpo calloso y anterior a la lámina terminal.

27

El área olfatoria medial se relaciona de manera estrecha con

el sistema límbico y en consecuencia tiene a su cargo las respuestas emocionales que inducen los estímulos olfatorios.

28

El área olfatoria medial No interviene en la percepción de

estíMulos olfatorios

29

Las estrías medial e in-termedia están poco desarrolladas

en el hombre

30

La estría inter-media se funde con

la sustancia perforada anterior

31

La estría inter-media se funde con la sustancia perforada anterior. En este sitio, la corteza delgada se designa como

área olfatoria intermedia.

32

las tres áreas de la corteza olfatoria están conectadas entre sí por

la banda diagonal de Broca, un haz de fibras subcorticales enfrente del tracto óptico.

33

La corteza olfatoria se encuentra dentro del

lóbulo temporal

34

La corteza olfatoria se encuentra dentro del lóbulo temporal y se conforma con

la corteza piriforme,
el área periamigdaloide y
parte del área entorrinal.

35

La corteza piriforme es la región situada a cada lado y abajo de

la estría olfatoria lateral

36

La corteza piriforme es la región situada a cada lado y abajo de la estría olfatoria lateral; por lo tanto, se conoce también como

giro olfatorio lateral

37

El área periamigdaloide tiene una relación dorsal y rostral respecto del

complejo nuclear amig-daloide.

38

constituyen la corteza olfatoria primaria.

La corteza piriforme.y el área periamigdaloide

39

El área entorrinal, que se: halla en

la parte rostral del giro parahipocámpico

40

El área entorrinal, que se: halla en la parte rostral del giro parahipocámpico, corresponde al área

28 de Brodmann.

41

Constituye la corteza olfatoria secundaria

El área entorrinal

42

La corteza olfatoria primaria contiene dos tipos de neuronas:

a) principales (células piramidales) con axones que salen de la cor-teza olfatoria y se proyectan a regiones cercanas o distantes y b) intrínsecas (células estelares) con axones que permanecen dentro de la corteza olfatoria

43

La principal aferencia a la corteza olfatoria primaria proviene del

a) bulbo olfatorio por la vía de la estría olfatoria lateral y b) otras regiones centrales del cerebro.

44

La eferencia de la corteza olfatoria primaria discurre a través de axones de neuronas principales que se proyectan a

a) la corteza olfatoria secundaria en el área entorrinal, b) el núcleo amigdaloide y c) el núcleo dorsomedial del tálamo.

45

La eferencia de la corteza olfatoria secundaria, el área entorri-nal, se emite hacia

a) la formación hipocámpica y b) las cortezas insular anterior y frontal.

46

Las conexiones de la corteza olfatoria con ___,__,___,__,___proporcionan la base anatómica para su función de olfa-ción en la conducta emocional, la función visceral y la memoria.

el tálamo, el núcleo amigdaloide, la formación hipocámpica y las' cortezas insular y frontal

47

Estudios cuantitativos de la corteza olfatoria primaria revela-ron que a) existe un predominio de neuronas principales (en com-paración con la variedad intrínseca) V o F

V

48

los siguientes constituyen componentes del lóbulo límbico

1. Giro subcalloso, abajo de la rodilla y la cara del cuerpo calloso, apenas anterior a la lámina terminal.
2. Giro del cíngulo.
3. Istmo del giro del cíngulo, posterior e inferior en relación con el esplenio del cuerpo calloso.
4. Giro parahipocámpico (y la formación hipocámpica y el giro dentado subyacentes).
5. Uncus.

49

El lóbulo límbico está' formado por

arquicorteza (formación hipocámpica y giro dentado), paleocorteza (giro parahipocámpico subyacente y uncus), y
yuxtalocorteza o mesocorteza (giro del cíngulo).

50

funcion del lobulo iimbico

papel en la conducta emocional y la memoria

51

describa El circuito de Papez

el flujo de salida de impulsos del hipocampo a través del fórnix hacia los cuerpos mamilares del hipotálamo; de este sitio, por la vía del tracto mamilotalámico, al núcleo talá.mico anterior y, por la vía del sistema de fibras talamocorticales, hacia el giro del cíngulo, del cual regresaban los impulsos al hipocampo a través del área entorrinal.

52

En la definición del sistema límbico se incluye el lóbulo límbico y todas las estructuras corticales y subcorticales relacionadas con él, entre ellas las siguientes:

1. Núcleos septales.
2. Amígdala.
3. Hipotálamo (en particular el cuerpo mamilar).
4. Tálamo (sobre todo los núcleos talámicos anterior y medial).
5. Formación reticular del tallo cerebral.
6. Epitálamo.
7. Áreas no corticales en la región frontotemporal basal. 8. Corteza olfatoria.
9. Partes ventrales del estriado.

53

el conjunto de estructuras que froman el sistema limbicoque constituye la parte antigua del cerebro y muestra una gran interrela-ción, interviene al parecer en los procesos siguientes:

1. Conducta emocional.
2. Memoria.
3. Integracion de respuestas homeostátiCas, como las relaciona-das con la preservación de la especie, el aseguramiento de ali-mento y la reacción de lucha o huida. 4. Conducta sexual.
5. Motivación

54

La formación hipocámpica es

una invaginación del giro parahipocámpico hacia el cuerno inferior (temporal) del ventrículo lateral

55

La formación hipocámpica consiste en tres regiones:

hipocampo,
giro dentado (fascia dentada) y subículo.

56

El giro dentado ocupa el intervalo entre

el hipocampo y la parte subicular del giro parahipocámpico.

57

El giro dentado y el subículo están se-parados por

el surco hipocámpico

58

es la porción del giro parahipocámpico que se continúa.en forma directa con el hipotarnpo.

El subículo

59

De los tres componentes de la formación hipocámpico es el más grande y el que mejor se conoce en el hombre

el hi-pocampo

60

En cortes coronales, el hipocampo aparece como una estructura en forma de C que protruye hacia

el cuerno inferior del ventrículo lateral

61

El hipocampo se relaciona de modo estrecho con el giro dentado adyacente, y en conjunto integran una estructura en forma de

S.

62

hipocampo o

cuerno o asta de Anión o cornu Ammonis.

63

Aunque Ramón y Cajal describió siete láminas en el hipocampo, es usual combinar las diferentes láminas en tres capas mayores:

molecular, de células piramidales y stratum oriens (capa polimorfa).

64

La capa de células piramidáes se divide- en

una zona en la que estas últimas son compactas y un área (rostral en relación con la zona compacta) en la que las células piramidales son menos compactas.

65

El límite entre una zona y la otra de la capa piramidal deli-nea las dos divisiones del hipocampo. ?cuales son?

en superior (zona compacta) e inferior (zona menos compacta).

66

Por lo general, el hipocampo se subdivide de manera adicional en campos, que se designan como

cuernos de Amón 1, 2, 3 y 4 (CA1 a CA4).

67

campo hipocánipico más grande en el hombre

CA1

68

CA1, el campo hipocánipico más grande en el hombre, se localiza en

la división superior en la interfaz del hi-pocampo y el subículo

69

CA2 y CA3 se hallan en

la división inferior dentro del hipocampo

70

CA4 constituye la zona de transición en-tre

el hipocampo y el giro dentado.

71

El campo CA1 (que se conoce como

sector de Sommer y sector vulnerable

72

El campo CA1 (que se conoce como sector de Sommer y sector vulnerable) tiene interés para los neuropatólogos porque sus neuronas piramidales son muy sensibles a

la anoxia e isquemia y en virtud de que es la zona desencadenante de algunas formas de epilepsia del lóbulo temporal

73

CA2 y CA3 suelen denominarse

sectores resistentes

74

CA4 o

(el sector de Bratz) también se llama sector de vulnerabilidad media por su sensibilidad mediana a la hipoxia.

75

En el hipocampo existen en esencia dos tipos de neuronas:

principales (células piramidales) e intrínsecas (células polimórficas, células en canasta)

76

Las neuronas piramidales de la capa de células piramidales son las principales neuronas del hipocampo. Son las únicas neuronas con axones que contribuyen al

tracto de salida del hipocampo, y varían de tamaño y densidad en diferentes regiones hipocámpicas.

77

Las neurona más grandes en la región inferior del hipocampo se conocen como

células piramidales gigantes del hipocampo.

78

Las dendritas basales de las neuronas piramidales están orientadas hacia

la superficie ventricular

79

Las dendritas basales de las neuronas piramidales están orien-tadas hacia la superficie ventricular; las apicales hacia

la capa mo-lecular

80

Los axones de las células piramidales se dirigen a la superficie ventricular, en donde se reúnen para formar el

alveus y la fimbria

81

Los axones de las células piramidales se dirigen a la superficie ventricular, en donde se reúnen para formar el alveus y la fimbria y al final se unen al fórnix y crean el

tracto de salida del hipo-campo.

82

Los axones de las células piramidales se dirigen a la superficie ventricular, en donde se reúnen para formar el alveus y la fimbria y al final se unen al fórnix y crean el tracto de salida del hipo-campo. Las colaterales recurrentes del axón terminan

dentro del stratum oriens o llegan a la capa molecular.

83

Los axones de las células piramidales se dirigen a la superficie ventricular, en donde se reúnen para formar el alveus y la fimbria y al final se unen al fórnix y crean el tracto de salida del hipo-campo. Las colaterales recurrentes del axón terminan dentro del stratum oriens o llegan a la capa molecular. Tienen una influencia

facilitadora

84

Las neuronas intrínsecas tienen axones que permanecen dentro del hipocampo. Debido a la irregularidad de sus cuerpos celulares y dendritas, se conocen como

neuronas polimórficas

85

Las neuronas intrínsecas tienen axones que permanecen dentro del hipocampo. Debido a la irregularidad de sus cuerpos celulares y dendritas, se conocen como neuronas polimórficas y están situadas en

el stratum oriens

86

Las neuronas intrínsecas. Las dendritas orientadas de manera irregular se ramifican de forma local, en tanto que sus axones se dividen entre neuronas piramidales y se ramifican alrededor de los cuerpos de las neuronas piramida-les en una formación en canasta (de ahí el término de células en canasta).

local

87

Las neuronas intrínsecas. Las dendritas orientadas de manera irregular se ramifican de forma local, en tanto que sus axones se dividen entre neuronas piramidales y se ramifican alrededor de los cuerpos de las neuronas piramida-les en una formación en

canasta (de ahí el término de células en canasta).

88

las neuronas intrinsecas son

inhibidoras (GABA-érgicas) de la actividad de las células piramidales.

89

Al igual que el hipocampo, el giro dentado es una estructura com-puesta de tres capas:

molecular, granulosa y polimórfica

90

La capa molecular del giro dentado se continúa con

la del hipocampo.

91

La capa granulosa del giro dentado se integra con células granulosas pequeñas, empacadas de manera densa, y cuyos axones forman

el sistema de fibras musgosas que enlaza el giro dentado y el hipocampo.

92

Las células de la capa po-limórfica del giro dentado son variadas e incluyen

las piramidales y en canasta

93

A diferencia del hipocampo, la eferencia del giro dentado

no sale de la formación hipocámpica

94

Del mismo modo que el hipocampo y que el giro dentado, el su-bículo se conforma con tres capas:

molecular, piramidal y poli-mórfica.

95

el su-bículo se conforma con tres capas: molecular, piramidal y poli-mórfica. Esta última se origina en

la corteza entorrinal adyacente.

96

Los axones de las neuronas piramidales del subículo contribuyen a

la eferencia de la formación hipocámpica, igual que los axones del hipocampo

97

La mayor parte de la aferencia extrínseca a la formación hipocámpica proviene del

área entorrinal (área de Brodmann 28) del giro parahipocámpica y, en menor grado, de la zona septal

98

Otras aferencias a la formación hipocámpica

hipocampo contralateral, el hipotálamo, la amígdala, el tálamo, el locus ceruleus, los núcleos del rafe y el área tegmentaria ventral de Tsai.

99

*Las fibras del giro parahipocámpico provienen en especial de su parte rostral, el área entorrinal (área de Brodmann 28). Constituyen la principal aferencia al

hipocampo, el giro dentado y el subículo

100

Las fibras del giro parahipocámpico provienen en especial de su parte rostral, el área entorrinal (área de Brodmann 28). Constituyen la principal aferencia al hipocampo, el giro dentado y el subículo, a los que llegan por dos vías. ?cuales son estas vias?

La principal aferencia, sigue a través del área subicular adyacente (la perfora) en camino hacia el hipocampo y el giro dentado y en consecuencia se denomina vía perfo-rante. Una aferencia más pequeña llega al hipocampo en la superficie ventricular, en donde se forma el alveus (axones de neuronas piramidales hipocámpicas) y, por consiguiente, se llama vía alvear

101

sirve como una compuerta iinportante entre la corteza cerebral y el hipocampo

El área entorrinal

102

*La información de muchas áreas corticales (cortezas límbica, sensorial de modalidad específica y de asociación multimodal) en los lóbulos frontal, temporal, parietal y occipital que trasladan información visual, auditiva y somatosen-sorial converge en

la corteza entorrinal y el giro parahipocámpico posterior

103

*La información de muchas áreas corticales (cortezas límbica, sensorial de modalidad específica y de asociación multimodal) en los lóbulos frontal, temporal, parietal y occipital que trasladan información visual, auditiva y somatosen-sorial converge en la corteza entorrinal y el giro parahipocámpico posterior. . A su vez, la corteza entorrinal propaga esta información cortical al

hipocampo.

104

*la corteza entorrinal propaga informacion al hipocampo. De manera recíproca, la eferencia hipocám-pica que se origina en CA1 y el subículo se releva de nueva cuenta a

la corteza entorrinal.

105

la corteza entorrinal propaga informacion al hipocampo. De manera recíproca, la eferencia hipocám-pica que se origina en CA1 y el subículo se releva de nueva cuenta a la corteza entorrinal. Esta última es la que se daña en grado más intenso en

la enfermedad de Alzheimer y es el sitio del inicio tem-prano de la afección..

106

*(cuales nucleso septales)Las fibras de los núcleos septales llegan al hipocampo por la vía del

fórnix.

107

Los axones de neuronas piramidales pequeñas (células granu-losas) del giro dentado llegan al hipocampo a través de

la vía de fibras musgosas

108

los dos hipocampos están comunicados por

la comisura hipocámpica (comisura del fórnix).

109

Se originan fibras hipotalámicas de grupos celulares en la cer-canía del cuerpo mamilar y tienen una potente influencia

inhibi-dora en el hipocampo.

110

Las conexiones amigdalohipocámpicas siguen en la sustancia blanca del lóbulo temporal adyacente y pueden formar la base ana-tómica para el efecto de

la emoción en la función de la memoria.

111

Se ha demostrado que la aferencia talámica al. hipocampo tiene su origen en el

núcleo talámico anterior

112

de las aferencias a la formacion hipocampica. se han seguido fibras noradrenérgicas del locus ceruleus al

hipocampo y el giro dentado

113

de las aferencias a la formacion hipocampica. se ha observado el trazo hacia el hipocampo de fibras serotoninérgicas procedentes de

los núcleos de rafe y fibras dopaminérgicas del área tegmentaria ventral de Tsai en el mesencéfalo

114

de las aferencias a la formacion hipocampica.Las aferencias noradrenérgicas, serotoninérgicas y dopaminér-gicas ejercen un efecto

modulador en la función de la memoria en el hipocampo.

115

La eferencia de la formación hipocámpica consiste en axones de

neuronas piramidales del hipocampo y el subículo

116

Los axones de neuronas granulosas en el giro den-tado no tienen conexiones extrínsecas, sino que terminan de modo local como

fibras musgosas en neuronas piramidales hi pocámpicas.

117

El hipocampo y el subículo se proyectan a

la corteza entorrinal.

118

El hipocampo y el subículo se proyectan a la corteza entorrinal. A partir de este sitio se median impulsos a las áreas corticales de

asociación límbica, sensorial específica y multimodal.

119

Otra eferencia mayor del hipocampo discurre hacia

el subículo.

120

El hipocampo y el subículo contribuyen con fibras al fórnix, el. tracto eferente de la formación hipocámpica. V o F

V

121

Las fibras que se originan en el subículo conforman el principal componente del

fórnix

122

Las fibras que se originan en el subículo conforman el principal componente del fórnix y se distribuyen, a través de su división poscomisural, a

los cuer-pos mamilares del hipotálamo y el núcleo anterior del tálamo.

123

Las fibras de origen hipocámpico del fórnix constituyen su división precomisural más pequeña y se distribuyen a

los núcleos septales, el área medial de la corteza frontal, los núcleos hipotalámicos an-terior y preóptico, y el estriado ventral.

124

El fórnix es

un haz de fibras que conecta de manera recíproca la formación hipocámpica con varias áreas subcorticales, entre ellas el tálamo, hipotálamo y región septal.

125

el fórnix tiene que tipo de fi-bras

hipocampofugales e hipocampopetales

126

las fibras hipocampofugales son axónes de

neuronas piramidales en el subículo y el hipocampo que se reúnen en la superficie ventricular del hipocampo para formar el alveus

127

las fibras hipocampofugales son axónes de neuronas piramidales en el subículo y el hipocampo que se reúnen en la superficie ventricular del hipocampo para formar

el alveus

128

las fibras hipocampofugales son axónes de neuronas piramidales en el subículo y el hipocampo que se reúnen en la superficie ventricular del hipocampo para formar el alveus. Las fibras en éste convergen más lejos para crear

un lis-tón aplanado de sustancia blanca, la fimbria.

129

las fibras en el alveus convergen más lejos para crear un lis-tón aplanado de sustancia blanca, la fimbria. Esta última, que se proyecta hacia

la parte posterior en el piso del cuerno inferior del ventrículo lateral, se arquea en el límite posterior del hipocampo bajo el esplenio del cuerpo calloso para formar el pilar del fórnix

130

Los dos pilares del fornix convergen para crear

el cuerpo del fórnix

131

Los dos pilares del fornix convergen para crear el cuerpo del fórnix, que está unido a

a la superficie inferior del septum pellucidum

132

Los dos pilares del fornix convergen para crear el cuerpo del fórnix, que está unido a la superficie inferior del septum pellucidum a nivel de

tálamo rostral

133

A medida que convergen los pilares para integrar el cuerpo, cruza hacia el otro lado un número pequeño de fibras ?como se le lllama a esto?

(comisura hipocámpica, comisura del fórnix, lira, salterio).

134

Justo arriba del agujero interventricular de Monro, se divide el cuerpo del fórnix para crear

las dos columnas anteriores del fórnix, que se arquean de modo ventral.

135

dond ese divide el cuerpo del fornix para crear las dos columnas anteriores del fórnix, que se arquean de modo ventral.

arriba del agujero interventricular de Monro

136

Casi todas las fibras (75%) de cada columna anterior del fornix descienden de manera caudal a la comisura an-terior para formar

formar el fórnix poscomisural

137

Casi todas las fibras (75%) de cada columna anterior del fornix descienden de manera caudal a la comisura an-terior para formar el fórnix poscomisural. La mayor parte de las fibras en este componente del fórnix termina en

el cuerpo mamilar

138

Casi todas las fibras (75%) de cada columna anterior del fornix descienden de manera caudal a la comisura an-terior para formar el fórnix poscomisural. La mayor parte de las fibras en este componente del fórnix termina en el cuerpo mamilar y el resto en

el núcleo anterior del tálamo y el tegmento del mesencéfalo. ,

139

Un componente pequeño (25%) de cada columna anterior del fornix desciende de modo rostral a lá comisura anterior para integrar el

fórnix precomisural.

140

Un componente pequeño (25%) de cada columna anterior del fornix desciende de modo rostral a lá comisura anterior para integrar el fórnix precomisural.. Las fibras de este componente del fórnix terminan en

los núcleos septales, la corteza frontal mediat el hipotálamo anterior y el estriado ventral.

141

Las fibras del fórnix poscomisural se originan en

el subículo

142

Las fibras del fórnix poscomisural se originan en el subículo, mientras que las del fór-nix precomisural proceden del

hipocampo y el subículo.

143

describa el circuito entorrinal-hipocámpico

El circuito se inicia en el área entorrinal, que se proyecta a través de la vía perforante a células granu-losas en el giro dentado y células piramidales en el hipocampo. Los axones de células granulosas del giro dentado forman el sis-tema de fibras musgosas, que se proyecta a neuronas piramidales en el campo CA3 del hipocampo. Las neuronas piramidales CA3 emiten colaterales de Schaffer a las células piramidales del campo hipocámpico CA1. Los axones de neuronas piramidales en CA1 se proyectan a neuronas en el subículo. A su vez, este último se dirige de nueva cuenta al área entorrinal y de ese modo se cierra el cir-cuito

144

las sinapsis del circuito entorrinal-hipocámpico son

son excitadoras en su totalidad

145

Las sinapsis en este circuito entorrinal-hipocámpico son excitadoras en su totalidad; las únicas sinapsis inhibidoras son las de

las neuronas en canasta hipocámpicas en el stratum oriens

146

Las sinapsis en este circuito entorrinal-hipocámpico son excitadoras en su totalidad; las únicas sinapsis inhibidoras son las de las neuronas en canasta hipocámpicas en el stratum oriens cuyos axones terminan en

los cuerpos de neuronas piramidales.

147

La estimulación y ablación del hipocampo suscita cambios en las funciones

conductual, endocrina y visceral.

148

El hipocampo se ha relacionado con el proceso de

atención y alerta

149

La ablación bilateral del hipocampo en el hombre (que también suele incluir regiones adyacentes) ocasiona pérdida

de la memoria reciente (60 seg) e incapacidad para almacenar hechos recién aprendidos (amnesia anterógrada).

150

La ablación bilateral del hipocampo en el hombre (que también suele incluir regiones adyacentes) ocasiona pérdida seg) e incapacidad para almacenar hechos recién aprendidos (amnesia anterógrada). Sin embargo, permanecen intactas ...

la memoria re-mota o de largo plazo

151

La ablación unilateral del hipo-campo en el hombre n

no afecta la memoria en un grado de consideración

152

Estudios en seres humanos con lesiones cerebrales indican que el hipocampo es importante para

la memo-ria declarativa (explícita), la memoria de hechos, palabras y datos que pueden traerse a la mente y analizarse de modo consciente.

153

. La memoria declarativa (asociativa) incluye

reconocimiento episó-dico, semántico y el basado en la familiaridad, con el señalamiento adicional de que el hipocampo ejerce una función limitada por el tiempo (sólo es necesario para la información recién adquirida).

154

suele alterarse de forma más grave en lesiones hipocámpicas que la memoria semántica

La memoria episódica (recuerdo de acontecimientos pasados con una sensación de familiaridad personal)

155

memoria semántica

(me-moria para la información declarativa general, como vocabulario o prácticas aritméticas).

156

De manera similar a la especialización hemisférica, el hipocampo izquierdo se especializa en

la memoria verbal

157

De manera similar a la especialización hemisférica, el hipocampo derecho se especializa en

la memoria no verbal.

158

El hipocampo tiene un umbral bajo para la actividad convul-siva (epiléptica); empero, no es común que se disemine su actividad epiléptica al sistema talámico inespecífico y en consecuencia a la to-talidad de la corteza. Ello explicaría por qué no se generaliza la

epi-lepsia del lóbulo temporal en el hombre (epilepsia psicomotora).

159

localizacion de la amigdala

en la punta del lóbulo temporal abajo de la corteza del uncus y rostrales en relación con el hipocampo y el cuerno inferior del ventrículo lateral.

160

Existen dos grupos principa-les de la amigdala estos núcleos:

corticomedial y central y basolateral

161

de la amigdala es el grupo mas pequeño y más antiguo en términos filogenéticos

corticomedial

162

El grupo corticomedial-central es relativamente pequeño y más antiguo en términos filogenéticos. Conserva conexiones con

las regiones antiguas del sistema nervioso central, como el bulbo olfatorio, el hipotálamo y el tallo cerebral.

163

de la amigdala es el grupo más grande y reciente desde el punto de vista filogenetico

El grupo basolateral

164

El grupo basolateral de la amigadala Tiene conexiones extensas con la

corteza cerebral

165

Se han reconocido varios neuro-transmisores en la amígdala:

acetilcolina, ácido gammaaminobutí-rico (GABA), noradrenalina, serotonina, dopamina, sustancia P yencefalina.

166

La amígdala recibe una amplia gama de aferencias exteroceptivas (olfatorias, somatosensoriales, auditivas y visuales) para integración con

estímulos interoceptivos de múltiples áreas autónomas

167

Casi todas las conexiones amigdalinas son

recíprocas

168

El grupo nuclear basolateral, de la amigdala el más grande en el hombre, recibe aferencias de los orígenes corticales y subcorticales siguientes:

a) aferecia cortical de las cortezas prefrontal, temporal, occipital e insular, que conducen a la amígdala información somatosensorial, auditiva y visual muy procesada de áreas de asociación específicas de modalidad y multimodales, además de información visceral;
b) el tálamo (núcleo dorsomedial);
c) la corteza olfatoria, y
d) aferencia colinérgica del núcleo basal de Meynert

169

aferecia cortical de las cortezas prefrontal, temporal, occipital e insular, que conducen a la amígdala información

somatosensorial, auditiva y visual muy procesada de áreas de asociación específicas de modalidad y multimodales, además de información visceral;

170

El grupo nuclear basolateral de la amigadala está conectado de manera estrecha y recíproca con

la corteza prefrontal a través del fascículo uncinado.

171

El complejo nuclear corticomedial y central de la amigdala recibe aferencias de los sitios siguientes:

a) bulbo olfatorio (directamente a través de la estría olfatoria lateral y de manera indirecta por la vía de la corteza olfatoria), b) tálamo (núcleo dorsomedial), c) hipotálamo (núcleo ventromedial y área hipotalámica lateral), d) área septal y e) gru-pos nucleares del tallo cerebral que participan en la función visceral (sustancia gris periacueductal, núcleo parabraquial y núcleo del fas-cículo solitario).

172

Un gran número de eferencias amigdalinas termina en núcleos que regulan

la función endocrina y autónoma y otras se dirigen a la neocorteza.

173

La eferencia de la amígdala se propaga a través de dos vías principales:

a) estría terminal (vía amigdalo-fugal dorsal) y b) vía amigdalofugal ventral (haz ventro-fugal).

174

es el principal tracto de salida de la amígdala

La estría terminal

175

La estría terminal es el principal tracto de salida de la amígdala. Se origina de manera predominante del

grupo corticomedial de núcleos amigdalinos

176

La estría terminal Desde su sitio de origen, sigue un curso en forma de C en sentidos

caudal, dorsal, anterior y ventral

177

La estría terminal Desde su sitio de origen, sigue un curso en forma de C en sentidos caudal, dorsal, anterior y ventral a lo largo de la

superficie medial del núcleo caudado para llegar a la región de la comisura anterior

178

La estría terminal Desde su sitio de origen, sigue un curso en forma de C en sentidos caudal, dorsal, anterior y ventral a lo largo de la superficie medial del núcleo caudado para llegar a

la región de la comisura anterior

179

La estría terminal llega a la región de la comisura anterior, en donde se ramifica para inervar las áreas siguientes:

a) núcleos septales, b) núcleos anterior, preóptico y ventromedial del hipotálamo y el área hi-potalámica lateral y c) núcleo del lechó de la estría terminal (un grupo disperso de núcleos en la extremidad rostral de la estría terminal).

180

La vía amigdalofugal ventral es un tracto eferente ventral que se origina en

los núcleos amigdalinos basolateral y central

181

La vía amigdalofugal ventral Prosigue a lo largo de la base del cerebro abajo del

núcleo lentiforme

182

La vía amigdalofugal ventral Las fibras que proceden del núcleo amigdalino basolateral se proyectan a las áreas corticales y subcorticales siguientes:

a) cortezas prefrontal, temporal inferior (área entórrinal y subiculo), insular; cingular y occipital, b) estriado ventral, c) tálamo (núcleo dorsomedial), d) hipotálamo (áreas hipotalámicas preóptica ylateral), e) área septal y f) sustancia innominada (núcleo basal de Meynert), de la cual un sistema colinérgico difuso activa la corteza cerebral en respuesta a estímulos importantes.

183

Las fibras de la vía amigdalofugal ventral originadas en el núcleo amigdalino central se distribuyen a

núcleos del tallo cerebral relacionados con la función visceral (núcleo motor dorsal del vago, núcleos del rafe, locus ceruleus, núdeo parabraquial y sustancia gris periacueductal).

184

Las dos amígdalas se comunican entre sí a través de

la estría terminal y la comisura anterior.

185

Las fibras salen de un complejo nuclear amigdaloide y siguen a través de la estría terminal hasta el nivel de la comisura anterior, en donde se cruzan y se unen a la otra estría terminal y regresan al

complejo nuclear amigdaloide contralateral.

186

Los grupos nucleares dentro de cada complejo nuclear amigdaloide se comunican entre sí a través de

sistemas de fibras cortas.

187

Estudios de seguimiento de tractos revelaron conexiones intranu-cleares e internucleares extensas entre los núcleos amigdalinos. Casi todas las conexiones son

glutamatérgicas.

188

Estudios de seguimiento de tractos revelaron conexiones intranu-cleares e internucleares extensas entre los núcleos amigdalinos. Casi todas las conexiones son glutamatérgicas. Estas observaciones indican que existe un procesamiento local extenso de información que penetra en

la amígdala antes de conducir a los resultados fina-les conductuales apropiados.

189

efectos autonomos de la amigdala

Después de la estimulación amigdalina se observaron cambios en la frecuencia cardiaca, respiración, presión arterial y motilidad gás-trica. Se advirtieron un incremento y una disminución de estas funciones, según fuera el área estimulada

190

La estimulación de la amígdala aumenta la respuesta de orientación a

orientación a acontecimientos nuevos

191

Al parecer, en la amígdala existen dos regiones antagónicas respecto de la conducta emocional y la alimentación. cuales son y que funcion tienen en base en lesiones

Las lesiones en el grupo nuclear corticomedial de la amígdala provocan afa-gia, disminución del tono emocional, miedo, tristeza y agresión. En contraste, las lesiones del grupo nuclear basolateral producen hiperfagia, felicidad y reacciones. agradables

192

La estimulación del grupo nuclear basolateral de la amígdala se acompaña de miedo y huida

miedo y huida

193

La estimulación del grupo nuclear basolateral de la amígdala se acompaña de miedo y huida; la del grupo nuclear corticomedial genera una reacción

defensiva y agresiva.

194

La conducta de ataque suscitada por estimu-lación amigdalina difiere de la que se obtiene por estimulación hi-potalámica, y se forma y remite de manera gradual al iniciar y cesar el estímulo. V o F

V

195

En contraste, la conducta de ataque inducida desde el hipotálamo comienza y desaparece casi inmediatamente después del

inicio y supresión del estímulo

196

Un hecho interesante es que la estimulación septal previa impide la aparición de la conducta agresiva que se induce desde

la amígdala y el hipotálamo

197

En el cerebro existen diversas áreas especializadas en el procesamiento de las caras. Entre las principales se encuentran los

sectores de la corteza visual extraestriada, sobre todo en los giros fusiforme y temporal superior y la amígdala

198

Si bien las cortezas visuales extraestriadas participan en especial en la construcción de la representación perceptiva y detallada de los rostros, es necesaria la amígdala para

enlazar la percepción de la cara a la reintegración del reconocimiento de su significado emocional y social.

199

Las le-siones amigdalinas bilaterales en el hombre dan lugar a una alte-ración de la conducta y cognición sociales, sobre todo en relación con

el reconocimiento de indicios sociales a partir de las caras

200

El daño annigdalino bilateral en el ser humano se acompaña de un deterioro del reconocimiento de

expresiones faciales

201

La estimulación del grupo nuclear basolateral de la amígdala produce una respuesta de despertamiento similar, pero independiente, a la reacción de despertamiento consecutiva a la estimulación del

sistema reticular activador del tallo cerebral.

202

en la reaccion de despertamiento. La respuesta de la amígdala es independiente de la del sistema reticular activador, ya que puede suscitarse después de lesiones en

la formación reticular del tallo cerebral

203

La respuesta de la amígdala es independiente de la del sistema reticular activador, ya que puede suscitarse después de lesiones en la formación reticular del tallo cerebral. En contraste, la estimulación del grupo nuclear corticomedial de la amígdala ocasiona

el efecto inverso (disminu-ción del despertamiento y sueño).

204

en la reaccion de despertamiento. No obstante, el efecto total neto de la amígdala es facilitador, ya que la ablación de esta estructura tiene como resultado un animal

perezoso, hipoactivo, plácido y manso. Estos animales evitan las interacciones sociales y pueden tornarse socialmente aislados.

205

La amígdala contiene la densidad más alta de receptores de hormo-nas

sexuales.

206

de la actividad sexual. Las lesiones bilaterales de la amígdala producen

hipersexualidad y conduZta sexual pervertida.

207

de la actividad motora. La estimulación del grupo nuclear corticomedial de la amígdala induce movimientos rítmicos complejos vinculados con

la alimen-tación, masticación, chasquido de labios, lamedura y deglución.

208

Experimentos en animales apoyan la importancia de la amígdala en la organización de la conducta relacionada con el miedo. V o F

V

209

La estimulación eléctrica de la amígdala genera una conducta de defensa o relacionada con el miedo. Al parecer, para esta última conducta son esenciales las proyecciones

amigdaloides al hipotá-lamo a través de la vía amigdalofugal ventral.

210

La estimulación de la amígdala durante la operación del cere-bro en el hombre se acompaña de diversas reacciones autónomas y emodonales, y una sensación de miedo y ansiedad. Algunos de estos pacientes refieren un delirio de reconocimiento parecido al

recuerdo que se conoce corno el fenómeno de ya visto (del término francés déjá vu)

211

El área septal tiene dos divisiones.:

septum pellucidum y septum verum

212

El septum pellucidum es una hoja delgada que separa

los ventrículos laterales

213

**El septum pellucidum Está constituida por

glía y posee un recubrimiento de epéndima

214

El septum verum posee una situación

ventral respecto del septum pellucidum, entre el giro subcalloso a nivel rostral y la co-misura anterior y el hipotálamo anterior en el plano caudal.

215

Casi todos los autores incluyen las estructuras siguientes en el septum verum:

núcleos septales, banda diagonal de Broca, núcleo del le-cho de la estría terminal y núcleo accumbens septal.

216

Los núcleos septales se integran con neuronas de tamaño mediano, que se reúnen en

los grupos medial, lateral y posterior.

217

Los núcleos septales se integran con neuronas de tamaño mediano, que se reúnen en los grupos medial, lateral y posterior. El grupo lateral recibe ... y se proyecta a

recibe la mayor parte de las aferentes septales y se proyecta al grupo septal medial.

218

el grupo septal medial dá lugar a la mayor parte de

las eferentes septales

219

el grupo septal posterior recibe aferencias del ... y dirige sus eferencias a ...

hipocampo y dirige sus eferencias a los núcleos ha-benulares.

220

El área septal tiene conexiones recíprocas con las áreas siguientes:

a) hipocampo, b) amígdala, c) hipotálamo, d) mesencéfalo, e) núcleo habenular, f) giro del cíngulo y g) tálamo.

221

constituyen la principal conexión del área septal

Las conexiones recíprocas entre el área septal y el hipocampo

222

Las conexiones recíprocas entre el área septal y el hipocampo constituyen la principal conexión del área septal y discurren a tra-vés del

fórnix.

223

La relación hipocámpica-septal está organizada en sentido topográfico de tal modo que se proyectan áreas específicas del hipocampo a regiones específicas del septum ?como serian estas conexiones?

(CA1 del hipocampo a la región septal medial; CA3 y CA4 del hipocampo a la región septal lateral, la región septal medial a CA3 y CA4)

224

La relación hipocámpica-septal está organizada en sentido topográfico de tal modo que se proyectan áreas específicas del hipocampo a regiones específicas del septum (CA1 del hipo-campo a la región septal media); CA3 y CA4 del hipocampo ala re-gión septal lateral, la región septal medial a CA3 y CA4). Cuando a lo anterior se añade la conexión intrínseca entre las regiones septales medial y lateral y entre CA1 y CA3-CA4 del hipocampo, se torna obvio que se establece un circuito neural que conecta estas dos regiones límbicas. V o F

V

225

Las conexiones recíprocas entre el área septal y la amígdala cursan a través de

la estría terminal y la vía amigdalofugal ventral.

226

Las conexiones recíprocas (del area septal) con el hipotálamo siguen en el tracto

prosencefálico medial.

227

Las conexiones recíprocas (del area septal) con el hipotálamo siguen en el tracto prosencefálico medial. Los núcleos hipotalámicos que par-ticipan incluyen

el preóptico, anterior, paraventricular y lateral.

228

El tracto prosencefálico medial es

un haz mal definido de fibras nerviosas cortas que discurren a través del hipotálamo lateral, in-terconecta núcleos cercanos entre sí y se extiende del área septal al mesencéfalo.

229

Las fibras entre el área septal y el mesencéfalo siguen en el

tracto prosencefálico medial.

230

Las fibras entre el área septal y el mesencéfalo siguen en el tracto prosencefálico medial. Las principales áreas del tallo cere-bral que participan en esta conexión son

la región gris periacue-ductal y el área tegmentaria ventral.

231

conecta de forma recíproca el área septal y los núcleos habenulares.

La estría medular del tálamo

232

La estría medular del tálamo conecta de forma recíproca el área septal y los núcleos habenulares. Desde estos últimos, el tracto habenulointerpeduncular conecta el área septal de manera indirecta con

el núcleo interpeduncular del mesencéfalo.

233

Los núcleos talámicos que intervienen en la conexión septota-lámica son

los núcleos dorsomedial y anterior

234

La importancia funcional del área septal estriba en que propor-ciona un papel de interacción entre estructuras

límbicas y dien-cefálicas

235

consideraciones funcionales de la amigadala en la conducta emocional

Las lesiones del área septal en especies animales, como ratas y rato-nes, generan reacciones de furia e hiperemocionalidad. Estas alte-raciones conductuales son casi siempre transitorias y desaparecen dos a cuatro semanas después de la anomalía.

236

consideraciones funcionales de la amigadala en el consumo de agua

Los animales con lesiones en el área septal tienden a consumir mayores cantidades de agua. Algunas pruebas sugieren que se trata de un efecto primario de la lesión, y se debe a la alteración de un sistema neural relacionado con el equilibrio hídrico en respuesta a cambios en el volumen total de líquidos. La estimulación crónica del área septal tiende a disminuir el consumo espontáneo de líqui-dos, incluso en animales a los que se suprimió el agua durante un tiempo prolongado

237

consideraciones funcionales de la amigadala en la actividad

Los animales con lesiones septales muestran un estado inicial de gran actividad como reacción a una situación novedosa. Sin em-bárgo, esta actividad notoria declina con rapidez casi hasta la in-movilidad.

238

consideraciones funcionales de la amigadala en el aprendizaje

Los animales con lesiones septales tienden a aprender en poco tiempo labores y las efectúan con efectividad una vez que las aprenden

239

consideraciones funcionales de la amigadala en efectos autonomos

La estimulación de la región septal ejerce un efecto inhibidor en la función autónoma. Después de la estimulación septal se observa desaceleración cardiaca y se revierte con el fármaco atropina, lo que sugiere que los efectos septales se median a través de fibras colinérgicas del nervio vago.

240

consideraciones funcionales de la amigadala en el sindrome septal

La destrucción de los núcleos septales provoca una reacción con-ductual excesiva a la mayor parte de los estímulos ambientales. Se advierten cambios en las conductas sexual y reproductiva, la alimentación, el consumo de líquidos y la reacción de furia. Se han notificado relativamente pocas lesiones o estimulacio-nes septales discretas en el hombre. La estimulación química del área septal con acetilcolina ocasiona euforia y orgasmo sexual. Los registros del área septal durante el coito muestran actividad en es-piga y onda durante el orgasmo. En el hombre se ha comunicado un incremento notable de la actividad sexual después del daño septal.

241

el sistema limbico se encuentran en una posi-ción única para integrar

información exteroceptiva e interoceptiva y son esenciales para conservar la estabilidad emocional, la capaci-dad de aprendizaje y la función de la memoria.

242

Se ha propuesto como sustrato anatómico para la función integradora del sistema límbico

asa limbica

243

La rama aferente del asa limbica consiste en colaterales hacia el sistema límbico de la vía que conecta

cor-tezas de asociación neocorticales con la corteza prefrontal.

244

La rama aferente del asa limbica consiste en colaterales hacia el sistema límbico de la vía que conecta cor-tezas de asociación neocorticales con la corteza prefrontal. Están conectados de manera recíproca centros autónomos y endocrinos con los mismos sistemas límbicos que reciben colaterales cortica-les. V o F

V

245

La rama eferente del asa limbica se integra con proyecciones de

los centros límbicos a la corteza de asociación prefrontal

246

La corteza prefrontal guía la conducta, y participa de modo indirecto en

el inicio del movimiento.

247

La aferencia de los centros límbicos a la corteza prefrontal ayuda a los efectos de la emoción en la función motora. Cuando mucho, es posible asegurar, en los términos más generales, que las funciones totales del sistema límbico intervienen en lo siguiente:

1. Mecanismos homeostáticos
2. Conducta emocional
3. Memoria.
4. Acoplar las aferencias con impulsos autónomos-endocrinos y colocarlos en el contexto de la situación.
5. Motivación

248

El hipocampo se rela-ciona en especial con

la memoria

249

El hipocampo se rela-ciona en especial con la memoria, la amígdala con

la emoción y la sexualidad

250

El hipocampo se rela-ciona en especial con la memoria, la amígdala con la emoción y la sexualidad, el giro del cíngulo anterior con

la motivación

251

El hipocampo se rela-ciona en especial con la memoria, la amígdala con la emoción y la sexualidad, el giro del cíngulo anterior con la motivación y la corteza orbitofrontal con

la conducta social.

252

El alveus del hipocampo es

la capa delgada de sustancia blanca que cubre la superficie ventricular del hipocampo.

253

Amnesia (griego, "olvido").

Falta o pérdida de la memoria

254

Circuito de Papez. Un circuito que conecta

el hipocampo con el hipotálamo, el tálamo y el giro del cíngulo

255

Corteza entorrinal.

Parte rostral del giro parahipocámpico en el lóbulo temporal. Corresponde al área 28 de Brodmann

256

Fimbria (latín, "pestaña, borde, margen").

Banda de sustancia blanca a lo largo del borde medial de la superficie ventricular del hipocampo. Parte del fórnix.

257

Giro del cíngulo (latín, "cinturón o cintura").

Paleocorteza en cuatro capas arriba del cuerpo calloso

258

Giro dentado (latín dentis, "diente"; griego gyros, "círculo").

Arquicorteza de tres capas del lóbulo temporal. es un componente de la formacion hipocampica

259

El istmo del giro del cíngulo es la porción estrecha entre

los giros del cíngulo y el parahipocámpico

260

Fórnix (latín, "arco").

Tracto eferente de la formación hipocám-pica parecido a un arco

261

Hipocampo (griego, "caballo de mar").

Parte de la formación hipocámpica. Es la parte inferoinesial del giro parahipocámpico.

262

Memoria asociativa.

Recuerdo consciente de acontecimientos y hechos específicos. Se conoce asimismo como memoria declara-tiva y memoria de base de datos.

263

Memoria declarativa.

Recuerdo consciente de acontecimientos y hechos específicos. Se conoce asimismo como memoria asociativa y memoria de base de datos.

264

Pilares del fórnix (latín, "pierna o espinilla, arco").

Banda apla-nada de sustancia blanca abajo del esplenio del cuerpo calloso. Los dos pilares se unen para formar el cuerpo del fórnix

265

Salterio (griego psalterion, "arpa").

La comisura hipocámpica o la comisura del fórnix se denomina salterio.

266

Sector de Bratz.

Campo CA4 del cuerno de Arnón.Se conoce también como sector de vulnerabilidad media (a la anoxia).

267

Sector de Sommer. Campo CA1 del hipocampo. Se conoce asi-mismo como

sector vulnerable por su sensibilidad a la anoxia y la isquemia.

268

Uncinado (latín, "gancho").

El fascículo unciñado, similar a un gancho, une los lóbulos frontal y temporal.

269

Uncus (latín, "gancho").

Extremo anterior curvado en el plano medial del giro parahipocámpico